El gran juego

Rangún (Birmania).

Segunda y última parte de la entrevista que mantuvimos a mediados de diciembre con el veterano periodista y político birmano U Win Tin en la sede de la Liga Nacional para la Democracia en Rangún. Tras conversar sobre su carrera política y la situación actual de la LND, en esta ocasión nos habla de la situación económica del país, sus relaciones con los países vecinos y las propuestas de la Liga Nacional para la Democracia para solucionar el conflicto entre las diferentes etnias que viven en Birmania.

U Win Tin pronuncia un discurso en la sede de la LND en Rangún, el pasado 23 de diciembre (AP/Khin Maung Win).

Birmania fue un día uno de los países más ricos del Sudeste Asiático. Después del golpe de Estado del general Ne Win en 1962, y tras casi cincuenta años de dictadura militar, aislamiento y una gestión económica desastrosa, se ha convertido en uno de los más pobres. ¿Qué políticas económicas aplicaría la Liga Nacional para la Democracia para mejorar su situación económica?

La economía es un asunto complicado y difícil. Los problemas económicos no se resolverán fácilmente; todo depende de numerosos factores, como las instituciones financieras, los recursos naturales, los países vecinos o la situación económica internacional. Habría que introducir muchas reformas.

Leer más


Rangún (Birmania).

U Win Tin es uno de los dirigentes más destacados de la Liga Nacional para la Democracia (LND), el partido de Aung San Suu Kyi. A lo largo de sus ochenta y un años de vida ha sido un testigo privilegiado de la historia de Birmania, primero como periodista y después como político. Miembro fundador de la LND, ha pagado su compromiso con la lucha por la democracia con casi veinte años de cárcel, durante los cuales sufrió torturas y su salud se vio gravemente mermada. Sin embargo, la cárcel no logró doblegarle y, como él mismo nos cuenta, lo primero que hizo cuando fue puesto en libertad en septiembre de 2008, a los setenta y nueve años de edad, fue conceder entrevistas para denunciar las violaciones de los derechos humanos en las prisiones birmanas y la opresión que sufre su país.

U Win Tin en la sede de la Liga Nacional para la Democracia en Rangún el pasado 13 de diciembre (C.S.).

A mediados del pasado mes de diciembre, un mes después de la liberación de Aung San Suu Kyi, tuvimos la oportunidad de hablar en la sede de la Liga Nacional para la Democracia en Rangún con este hombre afable y sereno acerca de su biografía política, la compleja situación política del país asiático y el futuro de la lucha por la democracia y la libertad en un momento histórico de enorme incertidumbre tanto para su partido como para Birmania en general. Ofrecemos a continuación la primera parte de esa conversación.

Leer más


Mae Sot (Tailandia).
Fotografías: Eduardo de Francisco.

La doctora Cynthia Maung es la fundadora y directora de la Clínica Mae Tao, una institución que lleva más de veinte años ofreciendo asistencia sanitaria gratuita a refugiados birmanos en Tailandia, desplazados internos en Birmania y poblaciones enteras que carecen de los servicios sanitarios más básicos. Gracias a los esfuerzos de esta mujer infatigable y el personal de la clínica, así como a las donaciones de numerosas organizaciones internacionales, lo que hace dos decenios no era más que una pequeña consulta abierta por seis refugiados birmanos en una vieja casa de madera ha llegado a convertirse en un pequeño complejo hospitalario en el que trabajan unas setecientas personas que proporcionan servicios médicos a miles de pacientes y una educación a muchos niños que de otro modo no podrían acceder a ella.

La doctora Cynthia Maung en la clínica Mae Tao (Eduardo de Francisco).

En la clínica, situada en la localidad tailandesa de Mae Sot, a escasos kilómetros de la frontera birmana, trabaja gente de casi todas las comunidades que componen el complejo puzle étnico birmano, así como voluntarios procedentes de otros países. Además de dispensar todo tipo de servicios médicos a sus pacientes en sus instalaciones, desde atención primaria hasta tratamiento contra la malaria, operaciones quirúrgicas, programas de prevención del SIDA, ortodoncia o miembros ortopédicos a las víctimas de la guerra, Mae Tao es el centro de operaciones de una amplia red de escuelas y centros médicos a ambos lados de la frontera. También cuenta con un programa de formación y con equipos móviles de médicos que se adentran periódicamente en la jungla para llegar a zonas aisladas e infestadas de malaria en las que la población no tiene acceso a ningún tipo de asistencia sanitaria.

Leer más


Bangkok (Tailandia).

La página web Prachatai se ha convertido en los últimos años en una fuente indispensable de noticias y análisis de la situación política tailandesa. Con artículos tanto en tailandés como en inglés, Prachatai es uno de los pocos medios realmente independientes que existen en el país, además de un ejemplo de buen periodismo y certeros análisis políticos. Quizá por ello, en la actualidad está bloqueada en su país, aunque sigue funcionando, cambiando su dominio de vez en cuando para burlar el bloqueo y llegar a sus lectores; de prachatai.com ha pasado a prachatai3.info.

La periodista tailandesa Chiranuch Premchaiporn, el pasado 20 de octubre en la redacción de Prachatai en Bangkok (C.S.).

La directora de Prachatai, Chiranuch Premchaiporn, ha aparecido últimamente en numerosos medios internacionales, es objeto de campañas de de apoyo de organizaciones como Amnistía Internacional y se ha convertido en la punta de lanza de la lucha por la libertad de expresión en su país, ya que se enfrenta a varias acusaciones de haber quebrantado la Ley de Delitos Informáticos y la ley de lesa majestad, que podrían suponer una condena de hasta cincuenta años de cárcel. La razón de dichas acusaciones es muy sintomática del punto hasta el cual se está recortando la libertad de expresión en Tailandia: no haber retirado del foro de su web con la suficiente rapidez unos comentarios considerados ofensivos hacia la monarquía.

Leer más


Bangkok (Tailandia).
Fotografías: Omar Montenegro.

El activista tailandés Sombat Boongamanong se ha convertido en los últimos meses en una de las cabezas más visibles de los camisas rojas. Después de que el Gobierno pusiera fin violentamente a las protestas el pasado mes de mayo, Sombat y su pequeño grupo “Domingo rojo” han organizado una serie de actividades todos los domingos que han demostrado que el movimiento sigue vivo a pesar de que los líderes del “Frente Unido para la Democracia y contra la Dictadura” (UDD) están encarcelados o escondidos. La mayor demostración de fuerza reciente de los camisas rojas fue la manifestación que “Domingo rojo” convocó el pasado 19 de septiembre en Bangkok. Aquel día, el cuarto aniversario del golpe de Estado que depuso a Thaksin Shinawatra, acudieron a la intersección de Ratchaprasong unas veinte mil personas, pese al estado de emergencia vigente en la capital, que prohíbe la convocatoria de cualquier acto político.

Sombat Boongamanong en la sede de “Domingo rojo” en Bangkok el pasado 21 de octubre (Omar Montenegro).

Sombat había sido detenido a finales de junio por violar el estado de emergencia en Bangkok cuando se disponía a atar una cinta roja en la señal de la intersección de Ratchaprasong, donde tuvieron lugar las protestas de abril y mayo y murieron decenas de manifestantes durante la carga del ejército para disolverlas. Dos semanas después fue puesto en libertad y desde entonces no ha dejado de organizar actos de protesta contra el Gobierno de Abhisit Vejjajiva, a los que han asistido sobre todo personas pertenecientes a la clase media de la capital.

Leer más