El gran juego

Rangún (Birmania).

La Liga Nacional para la Democracia birmana no es sólo un partido político, también es una organización de asistencia social. Muchos de sus afiliados también son voluntarios que trabajan cuando pueden en los diferentes programas que organiza el partido y, sobre todo, sus Juventudes, bastante activas en el ámbito social. Gran parte de esas actividades se desarrollan en la sede central del partido en Rangún, pero muchas otras tienen lugar en las sedes de los distritos y los pueblos o en pisos particulares de algunos de sus miembros. El objetivo último es tanto social como político: construir una sociedad civil fuerte que cumpla las funciones de un Estado que prácticamente no presta ningún servicio a sus ciudadanos.

Una mujer lee en la sede de la Liga Nacional para la Democracia en Rangún (C.S.).

El programa de mayor envergadura de la LND probablemente sea el de prevención y ayuda a enfermos de sida. Se calcula que en Birmania hay unos 240.000 portadores del VIH. A finales de 2008 Médicos Sin Fronteras lanzó la voz de alarma y avisó de que necesitaban retrovirales urgentemente unas 76.000 personas, pero sólo los recibían un 20 por ciento de ellas. En un país en el que el Gobierno sólo dedica al año a la atención sanitaria unos setenta céntimos por habitante y unos escasos 200.000 dólares anuales a la lucha contra el sida, la ayuda de un partido con los escasos recursos de la LND no puede ser más que una gota en el océano, pero eso no la hace menos imprescindible para las personas que se benefician de ella.

Leer más