El gran juego

Ayer se celebraron las primeras elecciones parlamentarias en Sri Lanka desde que finalizó la guerra civil el año pasado. Aunque todavía no se conocen los resultados definitivos, caben pocas dudas de que el vencedor será el Partido de la Liberación de Sri Lanka (PLSL), liderado por el presidente Mahinda Rajapaksa, que en enero vio revalidado en las elecciones presidenciales el mandato que obtuvo en 2005.

El presidente de Sri Lanka, Mahinda Rajapaksa, saludando a los asistentes a un mitin electoral en la península de Jaffna, región de mayoría tamil, el 1 de abril (AP Photo/Eranga Jayawardena).

La incógnita de estas elecciones radica en si el PLSL ha obtenido una mayoría parlamentaria (dos tercios de los escaños) suficiente para modificar la Constitución y afianzar el poder del presidente . Desde que asumió su cargo, Mahinda Rajapaksa se ha caracterizado por el autoritarismo, un marcado nacionalismo cingalés, la inflexibilidad con los separatistas tamiles y un nepotismo que le ha llevado a nombrar ministros a dos de sus hermanos.

Leer más