El gran juego

Hace un par de semanas fueron asesinados ocho soldados del ejército tailandés en dos emboscadas con bombas de carretera en el sur de Tailandia. El primer ataque, en el que murieron cinco soldados, tuvo lugar el jueves 1 de julio en la provincia de Narathiwat y el segundo al día siguiente en la provincia de Yala. Ningún grupo ha reivindicado la responsabilidad de los atentados, como viene siendo habitual desde que en 2004 diera comienzo la actual insurgencia separatista en las provincias del sur.

Soldados tailandeses examinan el lugar en el que explotó una bomba el 3 de septiembre del año pasado en Pattani. (AP Photo/Sumeth pranphet).

Tras el cierre en falso de la crisis política del pasado mes de mayo, ha vuelto a aflorar la otra gran crisis de Tailandia, la de un conflicto armado poco conocido fuera de sus fronteras, pero que desde hace seis años ha sumido al sur del país en una espiral de violencia que ya se ha cobrado la vida de más de cuatro mil personas.

Leer más


Una de las primeras cosas que hizo Barack Obama tras asumir el cargo de presidente de Estados Unidos en enero de 2009 fue firmar dos órdenes ejecutivas para poner fin a los interrogatorios a los presos de Guantánamo, suspender los juicios a sus prisioneros que ya se estaban celebrando y cerrar la prisión en un “plazo inferior a un año”. Fue una decisión cargada de valor simbólico que parecía anunciar un cambio de era. Un año y cuatro meses después, el penal militar que el mismo Obama ha calificado de “agujero negro legal” continúa en funcionamiento, en él siguen encerrados 181 prisioneros y el Gobierno estadounidense pretende mantener detenidos de forma indefinida y sin juicio a cuarenta y ocho de ellos.

Imagen del interior de Guantánamo tomada el pasado 30 de marzo (AP Photo/Brennan Linsley).

Es cierto que los planes de Obama para cerrar Guantánamo se han visto obstaculizados por la oposición del Senado y el Congreso pero, como señalaba un informe elaborado por el Center for American Progress (un think tank muy vinculado al actual gobierno), la Casa Blanca cometió todo tipo de errores para cerrar la prisión: uno de los principales problemas fue que Obama no liberó en Estados Unidos a algunos presos inocentes lo bastante rápido como para evitar que se afianzase la fuerte oposición de muchos congresistas a esa medida. Después, debido en parte a que el Gobierno no apoyó a los congresistas partidarios de los traslados, se formó una mayoría en el Congreso que acabó impidiéndolos.

Leer más


El atentado frustrado del pasado 1 de mayo en la neoyorkina Times Square ha vuelto a llevar el espectro del terrorismo a la gran urbe estadounidense, ha sido objeto de numerosas conjeturas y ha ocupado la primera plana de los medios de comunicación de casi todo el mundo. El espacio que los medios han dedicado al suceso ha sido enorme, sobre todo si se tiene en cuenta que el atentado no llegó a producirse, aunque ha servido para recordar a la población que existe una amenaza terrorista.

La policía neoyorquina desaloja Times Square tras encontrar un objeto sospechoso, una nevera, abandonado en la acera una semana después de la tentativa de atentado del 1 de mayo (AP Photo/Mark Lennihan).

El presunto terrorista Faisal Shahzad, un pakistaní que obtuvo el año pasado la nacionalidad estadounidense, fue detenido dos días después del intento de atentado, cuando intentaba salir del país con rumbo a Dubai. Las autoridades estadounidenses afirman que confesó casi inmediatamente la autoría del atentado frustrado y que mantenía vínculos con una organización talibán pakistaní.

Leer más